tribal
Internet of Things: ¿Libertad o esclavitud? ¿Avance o atraso?

¿Qué es el Internet of Things? El Internet of Things no es otra cosa que la interconexión o hiper interconexión (según se mire) que existe y que existirá de cualquier producto con otro que se encuentre a su alrededor o que pueda tener una vinculación directa.

¿Os imagináis no tener que ir a hacer la compra porque tu nevera sea capaz de enviar una alerta a tu supermercado habitual avisando de que tu stock alimenticio tiene carencia de leche, de huevos, de queso…? ¿Alguien se creía hace 2 años que un reloj además de la hora te calcularía calorías consumidas, tu ciclo de sueño REM diario, llamaría por teléfono a lo Michael Knight, Whatsappearía…? ¿Qué tal tener tu casa llena de un pequeño ejército a tus órdenes para realizar cada una de las tareas domésticas? ¿Y qué os parece si nuestra propia piel pudiese avisar, mediante sensores subcutáneos, a nuestro fabricante de crema que el PH ha cambiado, que necesitamos un nuevo producto y que un dron entrase por la ventana para hidratarnos enteros?..

Muchas de estas cosas ya huelen a antiguo, otras lo serán cuando ya hayáis terminado de leer este artículo, pero es que hace dos días si nos lo cuentan diríamos: ¡Estáis totalmente locos, ¿qué os habéis tomado?!

Pero ¿Qué es el Internet of Things?

A modo introductorio os diré que el Internet of Things no es otra cosa que la interconexión o hiper interconexión (según se mire) que existe y que existirá de cualquier producto con otro que se encuentre a su alrededor o que pueda tener una vinculación directa.

Muchas de las grandes marcas de uso masivo diario por cada uno de nosotros, como por ejemplo Samsung o Qualcomm (https://www.qualcomm.com/whywait/internet-of-things) , ya están trabajando muy seriamente en esta tecnología para llevarla a nuestro día a día en poco tiempo.

Pero para que los productos puedan conseguir esa independencia actualmente se están desarrollando nuevas tecnologías por las principales compañías del sector y usos de nuevos protocolos como el IPv6.

En este video de Youtube podemos encontrar una conferencia magistral del Dr. John Barrett en la que nos explica con más detalle el poder real del “Internet of Things”:
https://youtu.be/QaTIt1C5R-M

Y ¿Qué es el IPv6?

Como ya sabemos tanto servidores, como ordenadores o dispositivos están conectados a internet con un número que los identifica. Estas son las direcciones IP, hasta día de hoy se usaba el IPv4, que tiene 4 mil millones de direcciones IP.

Pero si observamos a nuestro alrededor y somos conscientes del nacimiento de la multitud de dispositivos móviles / no móviles que puedan aparecer y en las conexiones entre ellos mismos, es muy posible que las direcciones para asignar se estén agotando.

Por eso era necesario crear una nueva versión del protocolo, de allí que apareciera el IPv6, que hará que tengamos 340 trillones de trillones de trillones de direcciones.

Indiscutiblemente todo esto me lleva a la obligatoria reflexión ¿somos más libres o más esclavos? ni idea, pero la realidad es que cada día estamos más inmersos en su uso.

Toda esta era, que viene a ser la nueva revolución industrial, nos hace ¿Más listos o más tontos? ¿Más libres o más esclavos? ¿Más sociales o más asociales? ¿Más abiertos o más cerrados?….en definitiva, ¿Más felices o más vacíos?

Es verdad que con todos estos adelantos tendremos mucho más tiempo libre pero ¿para qué? quizás en todo este recorrido perdamos lo mejor de cada uno de nosotros, nuestra forma de ser y empecemos a olvidar. Quizás mutemos a pseudohumanos incapaces de ser felices si no tenemos un like a nuestro último post, de no hablar si no nos abren un chat, de no discutir si no recibimos un tweet, de no poder hacer una tortilla si nuestro frigorífico considera que eso no toca pero ¡quiero una tortilla!, de olvidarnos de conducir porque una especie de híbrido entre nave y supositorio volátil nos lleva del punto A al punto B según considere, de no andar si ya hemos alcanzado las calorías diarias recomendadas… y un sin fin de reflexiones que en principio dan miedo, mucho miedo, aunque por otro lado podría ser que al desprendernos de esas obligaciones diarias volvamos a nuestros orígenes donde éramos plenamente felices viendo una simple puesta de sol, oliendo ese rebanada de pan recién tostado en la chimenea cuando el frío aprieta fuera, al hablar por hablar junto a gente real sin nicknames ni miles de “friends” que lo avalan como un “Good partner”,… ¿somos ya pseudohumanos y estamos en la búsqueda de volver a lo esencial?

Tengo que decir que, un servidor, hace unos años decía que los móviles táctiles no tenían futuro, no veía claro que fuesen tan grandes, una misma pantalla que lo tuviera todo ¿y si se rayaba?, lo recuerdo y me doy miedo a mi mismo parece que lea textos de un ermitaño de Atapuerca pero no, son palabras que pronunciaba, y hoy por hoy me comunico con mi pareja aún estando a 20 centímetros del sofá vía Whatsapp y nos damos “virtual kisses”, eso sí con la mayor de las sonrisas del smile más trendy en el nuevo teclado Emoji aunque tengamos una cara de pasa seca digna de ser enmarcada, ¿somos hipócritas virtuales? ¿hipócritas reales? ¿autohipócritas? lo desconozco, pero es así.

Tanto avance tecnológico nos puede llevar a recuperar cosas que quizás hemos perdido o quizás nos lleve directos a un salto sin paracaídas en el cual no sabemos si debajo nos espera un suelo de hormigón o unas nubes de algodón.

El tiempo lo dirá, lo que está claro es que ya no hay marcha atrás y allí estaré yo para saborearlo, porque si hay algo que ninguna máquina podrá arrebatarnos es la ilusión.

 

Tribal Spain is a proud official partner of

Aviso de Cookies